Anticapitalismo cibernetico

El concepto "Cloud Computing" (o simplemente "nube") nos remite a un otro-plano de existencia. Muchas veces llamado "mundo virtual", muchas veces hasta su ubicacion geografica es secreta. Se nos da de creer como si este no estuviera ocupando el mismo espacio fisico y material que nosotres. Como si Google, Amazon, Cloudfare y alguna otra gran empresa que me podria estar olvidando ahora, no tuvieran sus inmensos centros de datos tan protegidos como una base militar... como si el sueño americano no se propagara en la red a la vez que rodea el globo con gigantescos cables submarinos, cuales tentaculos de un Leviatan (https://www.submarinecablemap.com/).

Estas y otras compañias nos proveen de "servicios" gratuitos: correo electronico, espacio de disco rigido, edicion de documentos colaborativa y toda una serie de aplicaciones que constituyen la "computacion en la nube". Herramientas ciberneticas que flotan en el eter de forma libre y que a pesar de ser gratis representan costos enormes para estas empresas. Son cuantiosas montañas de billetes de dolar las que sostienen todo esto, y detras no esta otra industria que la publicidad. Mercadotecnia que en el capitalismo se ha convertido en titiritera de los sistemas democraticos, virando gobiernos y Estados a derecha aumentando sus capacidades de "manufactura del consentimiento".

Pero, ¿Quienes forman parte de esas pocas empresas que representan el monopolio cibernetico? ¿La misma clase que nos ha de gobernar?... Si, mas un cogni-ejercito de ingenieros alienados que fueron maleducados bajo el paradigma del Software Propietario: click, click! y problema resuelto.

Vamos a proponer la emancipacion, porque ¿Quien necesita una "nube", que es la computadora de otro, si puede usar la computadora propia que guarda en casa? ¡Por suerte existen alternativas de Software Libre y Open Hardware que hacen esto posible!

Nota: Probablemente jugar con tecnología no sea una revolución, y a lo maximo que aspire el acto es a radicalizarse como desobediencia. Pero ya no entregar nuestros datos personales, si no es dejar de ser identificados por el cancer social, al menos tiene la conveniencia de liberarnos de la explotacion cognitiva. La pregunta, sin embargo; prevalece: ¿La practica de desobediencia cibernetica puede resultar prefigurativa de un otro mundo posible?

No Comments
Back to top